Contenido

Slimbook PROX review

La bella y la bestia (en uno)

Mi nuevo juguete

No solía trabajar en casa desde antes del año 2000 (ha llovido :p), pero -como a muchos- todo eso cambió a partir del mes de marzo de 2020. Y la verdad, tengo que decir que fue todo un reto volver a tener la disciplina mental apropiada para trabajar en casa de nuevo después de tantos años.

Y no me refiero a que técnicamente haya sido un reto ni mucho menos. Joder, en los ‘90 sí que era un reto trabajar en casa con esos módems y esas conexiones a Internet :S además afortunadamente tengo un buen sitio para trabajar en casa, con una buena workstation y un par de monitores chachis, así que no, no va por ahí la cosa…

Me refiero a que (y esto los que trabajáis en casa lo sabéis) por un lado hace falta tener cierta disciplina mental para levantarse, no gandulear, concentrarse y no pensar en que tienes que ir a la compra o ponerse a hacer cualquier tarea de casa y sobre todo, lo más importante: no asaltar la nevera cada dos por tres :P mientras que por otro lado antes trabajaba casi siempre solo (no en equipo) y además no tenía hijos. Y todavía más, no tenía hijos en edad escolar encerrados en casa por que no podían ir al cole, con sus deberes y tal y tal… Pero no quiero extenderme, que yo he venido a hablar de mi nuevo juguete.

Primer susto: Oops :S

La cuestión es que durante este verano al escuchar cómo iba el ventilador de mi workstation me pareció a mí que estaba pilotando un helicóptero y que iba a salir volando en cualquier momento. Y eso es algo que aparte de ser algo bastante molesto a la larga es bastante agotador y sólo te das cuenta cuando no lo oyes, como si te faltase algo. Además tuve un par de sustos del rollo reiniciar el ordenador y que le fallase la junta de la trócola o algo así, qué sé yo… se quedaba en la BIOS y no respondía ni al teclado ni a nada. La cuestión es que al final pensé ¿si me deja tirado ahora qué cojones hago?

Siempre he sido de sobremesa. O sea, que un portátil está bien, pero si quieres potencia de fuego y no preocuparte por la autonomía no hay nada como un desktop. Y luego, si te lo puedes permitir está bien tener un portátil, total son pocas veces las que yo salgo a la carretera.

De hecho, todavía conservo un viejo MacBook de 2010 que uso ocasionalmente pero aunque lo he ido ampliando con los años (memoria y SSD) y le tengo bastante cariño, dejó de poder actualizarse a las últimas versiones de MacOS o como se llame ahora. De modo que empecé a pensar en buscarle un sustituto por if the flies…

Mi experiencia previa con otros portátiles

Una cosa tenía clara: Viendo en los últimos la deriva en los productos de Apple no quería volver a un MacBook ya que creo que la calidad de sus laptops ha bajado mucho en los últimos años. He tenido algunos que ya no conservo y he podido comprobarlo de primera mano: Desde teclados mierder hasta problemas de calentamiento, pasando por su obsesión por la no-conectividad y demases. Por contra los precios no paran de subir hasta un punto en que mi sentido arácnido tiene la sensación de que me están tomando por gilipollas. y claro, no mola.

También he tenido portátiles Windows (DELL o Surface PRO) pero la verdad es que no han sido las mejores experiencias sobre todo con las actualizaciones y que a nivel de UI no acaban de terminar con la transición de lo viejo a lo nuevo y a veces hay un pastiche por ahí un poco extraño. Aunque eso sí, con los años han mejorado bastante. Pero todavía hay varios temas que todavía me sacan de quicio y que no comentaré ahora para no extender más este post, que ya me estoy enrollando demasiado.

De modo que empecé a buscar portátiles Linux y todavía no sé muy bien cómo llegué a la página de SLIMBOOK y me encontré con unos portátiles muy chulos, con especificaciones de infarto, muy ligeros y que además de venir con la distro de Linux que tú quieras tienen una cosa que valoro mucho viniendo de Apple: Los componentes no van soldados. Puedes ampliar o cambiar la memoria tú mismo cuando quieras. Ahí ya me ganaron :D

Empecé a leer algunas reviews y tenían buena pinta, aunque comprar un portátil de una marca pequeña y no muy conocida siempre tiene un riesgo y acojona un poco. Pero como es verano pensé “mira, tírate a la piscina y luego ya tal. Y miratú, dicho y hecho.

Antes los estuve mareando un poco con preguntas sobre especificaciones, componentes, compatibilidad con Linux Mint (la distro que uso ahora) y temas de aduanas porque vivo en Andorra y hay una frontera e impuestos por el medio. Pero como vi que respondían bien y rápido pues pensé… enga, p’alante.

La odisea

No os quiero aburrir con esto así que os lo cuento rápido. Si alguien tiene preguntas que me mande un privado por Twitter.

Una vez realizado el pedido (pedí también un dock compatible con dos salidas 4K) resulta que el portátil estuvo listo en seguida pero no llegaba el dock (ya sabemos todos que en estas fechas el tema proveedores es complicado) y claro, yo pagaba unos gastos de envío bastante elevados de modo que quería que llegara todo en un sólo envío y no pagar dos veces. Al final, viendo que no llegaba el dock no tuvieron ningún problema en quitarlo del pedido, devolverme el importe y mandar sólo el portátil.

Una vez enviado, el portátil se fue de gira por casi todas las ciudades de España gracias a los inefables amigos de Correos Express (pésimo servicio, de verdad) y en cada parada decían que les faltaban ciertos documentos de aduanas que la gente de SLIMBOOK ya les había mandado más de una vez. Total, que el tema terminó con el portátil volviendo a las manos de SLIMBOOK y yo desesperado maldiciendo a la gente de correos :/

Finalmente como veis terminó llegando a mis manos, pero esa es otra historia.

La bella y la bestia

Ahora que lo tengo os puedo decir que es una verdadera preciosidad con unas especificaciones de aúpa:

  • Intel i7-10510U con 4 cores y 8 hilos 8M Cache 1.8 GHz Turbo Boost 4.9 GHz
  • Dos tarjetas gráficas: Una integrada Intel UHD Graphics y una dedicada NVIDIA Geforce MX250 2GB GDDR5
  • 32 Gb de Memoria RAM DDR4 no soldada a 2666 Mhz
  • Samsung SSD 970 EVO Plus 1TB
  • La pantalla es de 14 pulgadas FullHD con panel LED IPS
  • Y el teclado (aunque siempre es subjetivo y es más cuestión de gustos) es el mejor que he tenido en un portátil. Y yo soy muy tocapelotas con esto, que siempre uso teclados mecánicos.

Por ponerle un pero, la retroiluminación es demasiado clara para mi gusto y a veces se confunde con la tecla. Pero lo compensa el tacto.

Y todo ello en 1,1Kg de peso. La gente cuando lo ve alucina :D

Contenido de la caja

La caja no es excesivamente grande y contiene el portátil y el cargador, que yo pensaba que sería mayor y me daba miedo porque la bolsa que tengo es un poco justa. Pero al final no ocupa demasiado y me cabe bien. Genial.

También trae una funda muy cuca para que no se ensucie o ralle el teclado. A ver si me acostumbro a llevarla siempre :)

Esa funda guapa que me ha durado 2 días (soy un desastre)

Primeros pasos

Tal y como pedí ya viene con Linux Mint 20 Ulyana de fábrica y con todos los drivers up to date. Sólo es cuestión de crear un usuario nuevo la primera vez y terminar de configurar algunas cosillas. Una cosa que me ha sorprendido agradablemente es que trae algunas apps de la gente de SLIMBOOK que están muy bien:

Slimbook Battery

Slimbook Battery: Para gestionar la batería de forma muy eficiente. De momento lo he probado poco, a ver si se nota cuando me esté quedando tieso algún día…

Slimbook Face

Slimbook Face: Reconocimiento facial para no pasarte la vida autenticando cada vez que inicias sesión, haces un sudo o instalas updates. Ojo aquí porque al principio le costaba reconocer mi cara, pero volví a crear el modelo con más luz y ya está. De hecho creé dos o tres porsiaca aunque no sé si sirve para algo xD

Además, también viene instalado Ulauncher que es una utilidad al estilo Spotlight de MacOs que no conocía y va muy bien. En lugar de COMMAND+SPACE aquí es CTRL+SPACE pero de momento funciona de lujo.

Ulauncher

Un pequeño inconveniente

En realidad no es un inconveniente porque funciona con UBUNTU pero todavía no con MINT.

Hay otra aplicación de SLIMBOOK para controlar los gestures del touchpad que en mi caso no estaba instalada porque todavía no es compatible al 100% con Mint (me han comentado que están en ello).

Esta aplicación permite configurar los gestures de 3 y 4 dedos, pero buscando un poco hay varias alternativas. Finalmente me decidí por usar libinput-gestures tal y como leí en un reddit:

Gestures
First install libinput-gestures. Go with Debian/Ubuntu path. Then you can configure it with this GUI tool.

Ya veréis que no tiene ningún secreto y funciona perfectamente.

Funcionamiento

Llevo sólo un par de días así que no tengo mucho que contar salvo que de momento 0 sorpresas. Todo va como la seda y de hecho siento que es mucho más potente que mi workstation haciendo las mismas cosas. Lo pongo por comparar porque en éste también tengo MINT instalado.

Sólo he podido mirar la autonomía durante el día de ayer y se fue sobre las 6 horas de uso moderado. Nada de 8 máquinas virtuales, 24 contenedores y compilando a lo loco… lo cual no está mal pero tampoco una maravilla. Lo esperado.

En resumen

Los comerciales muy atentos ¡Gracias Sandra y Raúl!.

Los de soporte de momento siempre han resuelto todas mis dudas (thx Pepe).

El portátil una bestia.

De momento muy contento,

And that’s all!

Espero poder seguir actualizando este post a medida que lo vaya teniendo más por la mano ;)

En un par de días supongo que llegará el nuevo dock de SLIMBOOK. Este nuevo dock además de las salidas 4K ya incorpora carga por el puerto USB para no tener el cargador conectado (un cable menos) y un monitor de 34” ultrawide, así que ya os contaré que tal.

EDIT (20/08/2020)
No me lo puedo creer: Mi workstation ha muerto :/ Menos mal que tengo el portátil que si no me da algo. Joder que mala (o buena) suerte :S jodeeeeerrrr…

Update (12/09/2020)

Tras un mes de uso el resumen es que sigo encantado con el bicho :D

Básicamente lo uso en casa para teletrabajo conectado al dock pero he tenido que salir dos o tres veces y la batería me da entre 5 o 6 horas tranquilamente. En mi caso más que suficiente.

Montaje final

En el montaje final he remplazado mis dos monitores viejos de 24" por uno de 34" ultrawide y la verdad es que tengo área de sobras. Además, al trabajar con varios escritorios virtuales “temáticos” (code, back, office, social) me he acostumbrado a moverme ente ellos con el teclado CTRL+ALT+ARROW KEYS y es una gozada.

De hecho ahora me doy cuenta de lo poco que usaba mi segundo monitor. Me refiero a que si, lo usaba, pero mi atención estaba casi centrada en el principal y mi vista se desplazaba mucho menos al segundo. De hecho, antes pensaba en añadir un segundo monitor (uno de mis antiguos de 24") vertical para leer código pero me parece que al final no lo voy a hacer. De momento me sobra con lo que tengo, tal vez más adelante.

El el dock tengo conectado un monitor de 34", un teclado mecánico cherry red, un mouse logitech, el cable ethernet y lógicamente un cable USB-C al portátil. Porque una de las ventajas de este nuevo dock de SLIMBOOK es que con un sólo cable del portátil al dock saca video y carga al mismo tiempo.

Sólo es necesario instalar en el portátil el driver DisplayLink para Ubuntu y derivados.

Dock station

Info sobre los componentes

Sobre el dock
El dock que yo tengo es el nuevo de SLIMBOOK pero parece que en su web que todavía tienen el antiguo. Yo tuve la suerte que me mandaran uno que estaban probando en su lab

Docking Station

Monitor

Teclado

Mouse

El único inconveniente es que ocasionalmente he experimentado algún reinicio del dock. Nada grave pero es un poco molesto porque todas las aplicaciones pasan del monitor principal a la pantalla del portátil y hay que volver a recolocarlo todo. De todos modos la buena gente de SLIMBOOK se ha ofrecido a mandarme otro cargador del dock por si es eso, así que ya os iré contando cuando tenga el nuevo. Lo dicho, el servicio técnico sigue siendo de 10.

Lo sigo recomendando encarecidamente si buscas un portátil de alta gama con Linux :)

Update (11/12/2020)

Bueno, ahora que ya llevo unos meses trabajando os cuento:

El portátil se sigue comportando estupendamente. Sólo he experimentado algún cuelgue ocasional debido al driver de NVIDIA pero se solucionó instalando el oficial (cosa que debería haber hecho desde un principio :P). Un campeón y yo muy comtento.

Lo único es pienso a veces es que por lo poco que lo uso para ir arriba y abajo casi que podía haberme pillado el de 15" en lugar del de 14" xD

Ah si… y no se que he tocado pero ahora el bluetooth cuando inicio el portátil está inhabilitado y tengo que activarlo a mano. Tendré que mirar a ver.

El dock

Un par de veces (en tres meses) parece que al hibernar el dock se ha quedado frito y he tenido que apagarlo y volverlo a encender (con el botón) para que vuelva a funcionar. Además, cuando reinicio el portátil a veces funciona todo bien (salidas de vídeo, usbs, etc.) pero hay veces no hay salida de corriente y el portátil no carga. Y si no te fijas en el indicador de batería de Linux Mint se puede quedar tirando de batería hasta que te des cuenta. Muy raro.

De todos modos también se soluciona apagando y encendiento de nuevo el dock, con lo que no deja de ser una moléstia.

Ampliando horizontes

Hace cosa de un mes decidí que para tener un monitor de 24" en el armario muerto de asco, lo podía aprovechar y ponerlo en verticar a la derecha del principal. Porque aunque tenga suficiente con el nuevo de 34" en el 90% de los casos, es una lástima tenerlo escondido. Así que me decidí a cambiar otra vez la configuración.

Pasé el portátil a la izquierda, justo delante de los discos Synology, en un soporte, porque así queda con la inclinación adecuada. Es cierto que lo toco más bien poco, pero mira, me va muy bien para tener ahí Spotify, Teams y similares. Cosas a las que prestas poca atención :D

Me compré un buen soporte con dos brazos, porque el monitor de 34 pesa casi 7 Kg. y algo para esconder los cables. Aquí antes hay que comprobar si tus monitores son compatibles VESA 75 o 100 para no tener disgustos.

En cuanto llegó el soporte me pude manos a la obra y en poco más de una hora lo tenía montado. La mayoría de los soportes buenos tienen al menos dos opciones de montaje, una de pinza y otra que requiere hacer un pequeño agujero de un centímetro y medio. yo me decidí por la segunda porque aguanta más y mis monitores no son precisamente pesos ligeros.

Montaje del soporte

Una vez montado el soporte principal del soporte hay que montar los dos brazos y atornillar los monitores a éstos (los míos son VESA 100). Por último viene la tarea más tedios y que me costó más que es esconder los cables de los monitores y pasarlos por dentro de los brazos para que quede de lo más cuqui :)

La nueva configuración mola

La pantalla de la derecha es sólo de 24" pero al colocarla vertical parece mucho más grande. La verdad es que la estoy usando más de lo que pensaba, sobre todo para el correo, leer documentos e incluso para programar.

En conjunto mola mucho. Lo del soporte tenía que haberlo hecho antes porque ahora tengo los monitores a la altura corecta y se pueden mover sin problemas y con suavidad. Es una gozada. Y además me queda todo el espacio de abajo para poder los típicos cacharros de escritorio para los bolis, lápices y demás cosas.

Info sobre los componentes 2

El soporte

Para los cables

(seguiremos informando) 😄

comments powered by Disqus